Guía rápida sobre la Actualidad del cine colombiano durante cuarentena (hasta ahora)

Al igual que a la industria hotelera y turística, el Coronavirus ha afectado en gran medida a la industria del cine en Colombia, por las medidas del confinamiento que hasta el día de hoy han ocasionado que las salas de cine de todo el país permanezcan cerradas. Empezando por el exhibidor del séptimo arte más grande del país, Cine Colombia, cuyas salas completan ya meses sin asistentes tras la decisión gubernamental de cerrar cualquier espacio de circulación pública, medida que por supuesto incluía centros comerciales, cines, restaurantes y hasta parques temáticos.

De ahí que cuando la empresa más grande dedicada al cine en Colombia no tuvo opción más que cerrar sus salas de proyección, otras empresas tuvieron que hacer exactamente lo mismo (incluyendo teatros independientes) con incluso peores consecuencias. Pero no solo los teatros han resultado perjudicados, a eso se suma la incierta situación que también atraviesa el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, que se ve beneficiado directamente de las ganancias en taquilla y cuyos recursos van destinados a la inversión en nuevas convocatorias nacionales que buscan impulsar nuevas producciones a lo largo y ancho del país. De ahí que propuestas como la de Pro Imágenes, fondo mixto de promoción cinematográfica de Colombia, busquen dar un respiro para los miles de trabajadores que por las medidas de contención han perdido su empleo en producciones que se encontraban siendo rodadas. ProImágenes afirmó trabajar en el “diseño de posibles escenarios que nos permitan seguir impulsando nuestro cine desde distintos frentes y atender las inquietudes y necesidades particulares de cada proyecto” en un comunicado de prensa varias semanas atrás.

Sí. El panorama no es nada alentador ya que incluso se han revelado un listado de películas que debieron retrasar su lanzamiento original, o incluso poner en pausa sus respectivos rodajes por las circunstancias actuales, pero en estos tiempos de gran incertidumbre es cuando la industria ha hecho frente a la situación con propuestas que buscan dar respuesta al S.O.S lanzado por el cine Colombiano. Cine Colombia ha decidido llevar su reconocida Ruta 90 a los balcones de los Bogotanos, y poner a la venta sus ya reconocidos menús para llevar directamente a casa. Además, tras el llamado que Cine Tonalá Bogotá ha hecho a sus seguidores en redes sociales, ha dispuesto de una colecta a través de Vaki con el nombre de Tonalá Resiste, que busca salvar el teatro de cine independiente y casa de múltiples eventos emergentes, como el Festival de Cortos de Bogotá-Bogoshorts, que tiene como sede el Tonalá y reúne en cada edición directores, productores y artistas tanto emergentes como ya consagrados anualmente.

Pudiéramos incluso estar ante un momento único en la historia en el que pequeñas y medianas producciones lleguen a tomarse (incluso de forma definitiva) los espacios y servicios de streaming con el propósito de llegar a nuevas audiencias y públicas y espacios virtuales. O incluso como Cine Colombia ha propuesto responder a la crisis, con lo que sería el resurgimiento de los Cines In-Drive de los años 60s, aquellos donde los asistentes llegan en su vehículo particular a ver una película desde él mismo en un espacio abierto. Todas propuestas que definitivamente modificarían nuestra relación con el cine, de forma definitiva e irreversible, pero que podrían salvar miles de empleos, talentos y generen nuevas oportunidades creativas y de producción al rededor del cine en Colombia, porque al final de esto nada será igual que antes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s