La nueva canción de Lana Del Rey es un viaje a sus propios inicios