¿Por qué la nueva ola de diseñadores Mexicanos es tan importante para Latinoámerica?

Es cuestión histórica, cultural o política.

Tan solo hace unos meses escribíamos sobre Sánchez-Kane  y su fresca (y necesaria) forma de discutir jocosamente sobre, lo que logramos interpretar, el machismo, la sexualidad y la pobreza en latinoamérica. Pero su discurso, más allá de ser interesante en términos plásticos y visuales, revela toda un nueva ola de creadores dispuestos a quebrantar estéticas promulgadas tradicionalmente como sofisticadas y frescas.

México sin duda alguna, ha sido la región encargada de promulgar una estética ahora conocida en todo el mundo, donde lo fantoche es protagonista en trajes de cortes bizarros que dejan al descubierto la piel en lugares inusuales, materiales maximizados (como en el caso de Barragán y su enterizo de vélvetin) y estilismo que extrae información sin depurar de las calles.

México ha transmitido uno de los mensajes más poderosos para la nueva ola de diseñadores: “Ahí afuera existe una cultura que merece ser abrazada, en las calles, en los buses, en la plaza de mercado.”

Quizá por una necesidad de hacerse notar o como una simple forma de llamar la atención, México ha demostrado que los jóvenes pueden tomarse no solo el diseño, el arte o la moda para ser tenidos en cuenta. La moda ha servido para hacer declaraciones políticas de gran peso y subrayar aspectos sociales que las personas usualmente no quieren ver. De allí que para Colombia este nuevo movimiento de diseñadores irreverentes cobre aún más importancia, ya que no solo evidencia sino que invita a que una nueva ola de diseñadores colombianos se revele; sin ir tan lejos, Juan José Rodríguez, un diseñador originario de Pereira-Risaralda, que en su más reciente colección expuesta en Colombiamoda 2018, decidió inspirarse en la mujer Santandereana, cuyo carácter es muy conocido por su gran temperamento. Sin embargo, tras una prolongada investigación, Juan José llegó a entender que la mujer de esta región se encuentra ampliamente sometida desde muy temprana edad a la voluntad patriarcal de su hogar, lo que hace que desarrolle una actitud algo violenta como forma de protección durante su desarrollo, pero al llegar la adultez se ve nuevamente violentada al tener que enfrentarse al hogar que debe formar y repetir toda su historia solo que esta vez sometida a la voluntad de su pareja; de allí surge la memorable frase “Este cielo es un infierno” que decoraba una de las piezas de la colección que lleva el mismo nombre.

La cultura mexicana, ha permitido entrever las posibilidades creativas que ahora se abren para los nuevos diseñadores, dejando que exploren libremente en materiales, contratendencias, y la cultura del día a día, generando jóvenes con una capacidad artística como no se veía desde hace varios años, donde todos desean participar y exponer su visión de la sociedad donde habitan, llegando a participar incluso de la política, el cine y las artes plásticas como forma de complementar su discurso e inconformidad. No queda nada más que aplaudir, y abrazar las nuevas propuestas.

Vía i-D México

Vía i-D México

2018-10-28 127018454741757662210..jpg

Juan José Rodríguez en Colombiamoda 2018. Fotografía de Mateo Navarro para TheFashionReporter.Net.

Vía i-D México
Advertisements
mateonavarrotfr

Director de TheFashionReporter.Net

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s